CORONA DE DOÑA JUANA I, TORDESILLAS

Provincia: valladolid


Enviado por BERTIN el Sáb, 03/11/2012 - 17:44.

Toledo 1479 - Tordesillas

Toledo 1479 - Tordesillas 1555

Conocida históricamente como Juana La Loca, hija de los Reyes Católicos Isabel y Fernando. Constituye uno de los misterios de la historia de España.

Nació en Toledo, el 6 de noviembre de 1479. Tuvo una educación esmerada, aprendiendo no sólo a leer y a escribir, sino que a los 15 años leía y hablaba correctamente el francés y el latín, ya que tuvo como maestra a Beatriz Galindo "la latina". También destacó por sus habilidades musicales.

De acuerdo con la política de alianzas matrimoniales de los Reyes Católicos, que tenía como fin cercar al enemigo reino de Francia, se acordó su enlace con el único hijo del emperador alemán Maximiliano, Felipe "el Hermoso, que era ya soberano de Flandes y de Borgoña, como heredero de su madre. Al mismo tiempo se acordó el enlace de su hermano el príncipe Juan, con la hermana de Felipe el Hermoso, Margarita de Austria.

El primer encuentro de la pareja se produce el 18 de octubre en la ciudad de Lierre, próxima a Amberes, sintiendo ambos cónyuges una atracción mutua que les llevó a adelantar el matrimonio. Fue celebrado privadamente por el capellán de Juana que bendijo la unión, siendo consumada de inmediato. Sin embargo la ceremonia oficial de boda no se realizó hasta dos días después, el 20 de octubre de 1496.

Esta mutua atracción hacía prever una buena relación, sin embargo las cosas pronto iban a cambiar. El principal problema consistía en el trato que la Corte de Flandes dispensaba a doña Juana, de tal modo que en pocos meses Felipe el Hermoso había echado a buena parte de las personas que formaban el cortejo de doña Juana y que le habían acompañado desde España. Esto unido a la actitud conquistadora de Felipe, que doña Juana no estaba dispuesta a permitir, hará que aparezcan los celos y los enfrentamientos entre los esposos. A pesar de todo Juana y Felipe tuvieron seis hijos:

Leonor (1498). Fue reina de Portugal y en segundas nupcias reina de Francia.
Carlos (1500). Emperador Carlos I de España y V de Alemania.
Isabel (1501). Reina de Dinamarca.
Fernando (1503). Emperador de Alemania.
María (1505). Reina de Hungría y Bohemia.
Catalina (1507). Reina y regente de Portugal.

La muerte de su hermano el príncipe Juan, heredero del trono de Castilla, así como de su hermana Isabel y Miguel, el hijo de ésta, convierten a Juana en princesa de Asturias y heredera por lo tanto de los Reyes Católicos (1502).

En 1504, a la muerte de Isabel La Católica, fue proclamada reina de Castilla. Se convino el gobierno conjunto de Juana, Felipe y su padre Fernando, en la Concordia de Salamanca en 1505, pero a la muerte Felipe en 1506 se la declaró incapacitada para reinar.

Con el cadáver de Felipe, recorrió la paramera castellana y el 18 de febrero de 1509, la caravana fúnebre se detuvo en Tordesillas. La reina, junto con su hija Catalina, fueron instaladas en el palacio, donde permaneció la reina durante 46 años, hasta su muerte en 1555, mientras que el féretro de Felipe el Hermoso fue instalado en la iglesia del Real Convento de Santa Clara, hasta el año 1525, en que fueron trasladados sus restos a Granada.

Es evidente que se obstaculizó por todos los medios la salida de la Reina del Palacio Real, pues no dejaba de ser la legítima soberana y se tenía miedo de que viéndola sus súbditos se rebelaran, sobre todo contra su hijo Carlos I, como sucedió con el levantamiento comunero. De ahí que tanto Fernando el Católico como su hijo Carlos, eligieran a hombres de su confianza para poner al frente de la Casa de doña Juana, que fueron, más que gobernadores, en la mayoría de los casos fueron auténticos carceleros. El corto espacio de tiempo en el que Hernán Duque de Estrada estuvo al frente de la Casa de la Reina (dos años), fue el único que la Reina pudo vivir como tal.

En Tordesillas recibió la visita, entre otros, de su hijo Carlos I de España y V de Alemania, de su nieto Felipe II, así como de los Comuneros de Castilla que proclamaban su legitimidad como Reina.

El Viernes Santo día 12 de abril de 1555 muere Juana a los 75 años de edad. Su cadáver es depositado en la iglesia del Real Convento de Santa Clara, hasta que es trasladado en 1574 a Granada, donde descansan sus restos junto a los de su esposo.

Mujer culta e inteligente fue utilizada por reyes, nobles y plebeyos en sus disputas, y por tanto su estado mental es aún un enigma.

Tenemos que desmitificar la

Tenemos que desmitificar la imagen y el estereotipo de Doña Juana: está distorsionada su figura como reina y como persona de la Historia de España.